PLAGAS DE PROCESIONARIA DEL PINO

La procesionaria del pino es la plaga de mayor importancia social y económica de los pinares mediterráneos. Su tratamiento es imprescindible en los pinares con valor recreativo y residencial en los que la estancia de las personas se hace imposible en ciertas épocas del año por las urticaciones y molestias que ocasionan sus orugas. También es necesario realizar tratamientos contra la procesionaria en aquellas repoblaciones de pino en que el nivel de plaga llegue a un umbral crítico que ponga en peligro la continuación del pinar.

EL TRATAMIENTO

En las aplicaciones aéreas con la técnica ULV contra las plagas forestales se ha venido utilizando, de una manera sistemática, el gasoil (Diesel oil) como disolvente. Este aumenta la adherencia de la mezcla al follaje haciéndolo más resistente al lavado por las lluvias al mismo tiempo que permite la formación de gotas muy finas, fundamentales para obtener una buena cobertura, sobre todo en pinares cuyas acículas, en forma de cilindros de muy pequeño diámetro, son excelentes para capturar gotas pequeñas. Su escasa volatilidad hace también que dichas gotas tengan una vida más larga que si fueran gotas de agua, permitiendo así dosis de aplicación más bajas que si se utilizara agua u otro disolvente más volátil. A las dosis de aplicación usuales, cinco litros de mezcla por hectárea, tampoco se producen efectos fitotóxicos. Por esta razón, al tratar de elegir un disolvente adecuado, se adoptó el gas-oil que, además de reunir las condiciones apuntadas, es barato y forma una mezcla muy homogénea con la formulación de Diflubenzurón.

Hoy en día, se sustituye el gas-oil por un aceite de verano que no genera olores y sus características de fijación son incluso mejores que con el gas-oil.

CAÑÓN TIFONE

Disponemos de los medios mas avanzados en el tratamiento como es el cañon Tifone con un alcance de 25m para llegar a las copas mas altas de los arboles.