¿QUÉ ES LA LEGIONELA?


La Legionella es un tipo de bacteria que se halla naturalmente en los ambientes de agua fresca, como los lagos y los arroyos, la cual genera la enfermedad de los legionarios que es un tipo muy serio de neumonía (infección pulmonar) o como un cuadro gripal de pronóstico más leve (Fiebre de Pontiac).

La legionella se puede convertir en una preocupación de salud cuando se multiplica y propaga en los sistemas de agua artificiales de los edificios.

¿CÓMO SE PRODUCE LA INFECCIÓN?

La bacteria vive y se desarrolla en ambientes acuáticos naturales como ríos, lagos y embalses, barros, etc. Desde aquí llega a las redes de agua de las ciudades, contaminando las redes de agua fría (AFCH) y agua caliente sanitaria (ACS), asi como los sistemas de refrigeración.La presencia de trazas de hierro, sedimentos, lodos, cal y otros materiales que existen en la red de distribución o en los sistemas de refrigeración, proporcionan condiciones óptimas para la proliferacion de legionella. La ausencia de filtros, la naturaleza del agua que provoca incrustaciones o corrosión , la suciedad que entra durante el montaje o mantenimiento inadecuado, tramos de agua en fondo de saco o con insuficiente circulación, etc…dan lugar además a un autentico tapete microbiano donde la legionella encuentra todo lo necesario para crecer y multiplicarse.

INSTALACIONES SUSCEPTIBLES A LA LEGIONELLA

Después de que la Legionella crece y se multiplica en el sistema de agua de un edificio o instalaciones, el agua que contiene la Legionella debe dispersarse en forma de gotitas lo suficientemente pequeñas para que las personas las inhalen, dentro de estas instalaciones susceptibles se encuentran:

  • El cabezal de la ducha (gota fina)
  • Las torres de enfriamiento (estructuras que contienen agua y un ventilador como parte del sistema centralizado de enfriamiento de aire de un edificio o proceso industrial).
  • Las bañeras de hidromasaje que no se vacían después de cada uso.
  • Las fuentes y accesorios decorativos con agua.
  • Los tanques de agua caliente y calentadores de agua.
  • Los sistemas grandes de cañerías.

ENFERMEDADES Y SÍNTOMAS

Las personas que se enferman después de estar expuestas a Legionella pueden desarrollar dos enfermedades diferentes: la enfermedad del legionario y la fiebre de Pontiac.

Enfermedad del legionario

La enfermedad de los legionarios es muy similar a otros tipos de neumonía (infección pulmonar), con síntomas que incluyen:

La enfermedad del legionario también puede asociarse con otros síntomas, como diarrea, náuseas y confusión. Los síntomas generalmente comienzan de 2 a 10 días después de haber estado expuestos a la bacteria, pero puede llevar más tiempo, por lo que las personas deben observar los síntomas durante aproximadamente 2 semanas después de la exposición.

Fiebre de Pontiac

Los síntomas de fiebre de Pontiac son principalmente fiebre y dolores musculares; es una infección más leve que la enfermedad de los legionarios. Los síntomas comienzan entre unas pocas horas y 3 días después de haber estado expuestos a la bacteria y generalmente duran menos de una semana. La fiebre de Pontiac es diferente de la enfermedad de los legionarios porque alguien con fiebre de Pontiac no tiene neumonía.

PERSONAS CON MAYOR RIESGO A CONTAGIO

La mayoría de las personas sanas que se exponen a la Legionella no se enferman. Las personas con mayor riesgo de enfermarse son:

  • Las personas de 50 años y mayores.
  • Los fumadores o exfumadores.
  • Las personas con enfermedad pulmonar crónica (como enfermedad pulmonar obstructiva crónica o enfisema).
  • Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado o toman medicamentos que lo debilitan (como después de un trasplante de órgano o por quimioterapia).
  • Las personas que tienen cáncer.
  • Las personas con enfermedades subyacentes (como diabetes, insuficiencia renal o insuficiencia hepática).

SISTEMA DE CONTROL DE LEGIONELLA

MONTAÑESA DE DESINFECCIÓN,S.L. se encuentra inscrita en el ROESP, autorizada para realizar los tratamientos de desinfección tanto de choque como preventivos que exige el REAL DECRETO 865/2003 en las instalaciones implicadas como fuentes de infección. Nuestro departamento técnico se encuentra a su disposición para la realización, también, del CONTROL DE CALIDAD DEL AGUA que exige el mencionado RD.

  • Realizamos el LIBRO DE MANTENIMIENTO Y REGISTRO para la prevención de la legionelosis utilizando el sistema APPCC. Los documentos que constituyen el Manual son uno de los pocos medios que tienen las instalaciones para poder demostrar con efecto retroactivo que ante la existencia de un problema se han llevado a cabo todas las medidas razonables para evitarlo
  • Se establece un sistema de vigilancia para prevenir la proliferación de la legionella que tiene como finalidad comprobar que se mantienen controlados todos aquellos puntos o parámetros que favorecen la multiplicacion de la bacteria.
  • Realización de pruebas u observaciones para detectar a tiempo cualquier anomalia y adoptar la corrección necesaria. como puede ser por ejemplo controlar la temperatura del agua en las zonas criticas, el nivel de biocida, parametros bioquimicos como ph, turbidez, hierro analiticas microbiologicas periodicas del agua.
  • Para finalizar, hay que señalar que el autocontrol, además de ser una metodología de trabajo que contempla la seguridad del agua, es un método válido de defensa con el que cuenta el establecimiento en caso de producirse casos de legionelosis asociados al mismo.

SOLICITE UNA INSPECCIÓN GRATUITA AL 942 32 44 66